8.8.13

1-Ensayando una autocrítica.

Años después de escribir y terminar “El Antibuda” me vi innumerables veces ante la opción de continuar escribiéndolo. Al principio, creí innecesario continuar hablando de un tema del que me parecía seguir siempre sobre lo mismo. Pero otros puntos de debate surgieron y nuevas formas de acción se fueron suscitando con el tiempo. Es por esta razón que el regreso del Antibuda parecía inminente. Continuando la línea nietzscheana iniciada en el primer volumen, “El origen del Antibuda” viene a ser una paráfrasis ideológica, pero nada tiene que ver con la obra homenajeada. “El origen de la tragedia” de Frederick Nietzsche, quien se dedica a tratar en su tesis, la cosmovisión griega partiendo desde el teatro, la música, etc. Haciendo un análisis del mundo griego, mirando al mundo moderno y contemporaneo. Curiosamente, esta tesis fue rechazada, según se cuenta. Calculo que como será rechazado este escrito por los budistas de mentes estrechas. Algo que parece imposiblemente contradictorio. ¿Budistas de mentes estrechas? Eso no es posible! No existe! Perdón, pero lamentablemente, existen y son variados los ejemplares. El Antibuda será calificado con el clásico apelativo de la traición a sensei, la negatividad, que al autor le ha ganado la oscuridad fundamental y otros tantos comentarios igualmente dogmaticos. Comentarios que no tienen asidero ya que son repetidos maquinalmente sin comprensión de lo que se está criticando ni ver si se puede usar esto para mejorar. Lo único que ven los dogmaticos es que su preciada ilusión de tranquilidad ha sido vulnerada y eso no es tolerable. De esta mecánica dogmatica surge la intolerancia budista que trataremos más adelante. Otra contradicción que existe y no es una lamentable fantasía.
Su falaz gran argumento es que falta el “itaidoshin” como dijo alguien en un comentario del Antibuda original. O que la negatividad lo ha dominado. Perdónenme, pero eso no es muy distinto a la noción cristiana de “el demonio me tomó y me obligó a hacer cosas”. Si, claro, así nos justificamos de todo y nos libramos de la responsabilidad. Lamentablemente, el budismo consta de hacerse cargo y responsable de los actos propios. Por ello, no podemos andar endilgándole a ninguna oscuridad fundamental ajena lo que nos negamos a ver. “Algo se pudre en Dinamarca”, decía Shakespeare. Y no digamos lo que se está pudriendo en Gakkai, la propia organización de hecho. Aquí voy a hacer otra paráfrasis, pero literal, en esta ocasión a Keynes. No se confundan, me verán siempre a la derecha de la SGI. Aquellos que calificaron a Keynes de comunista son el mismo tipo de troglodita que me califica como contrario al budismo. Por eso es necesaria una vuelta atrás.
El Antibuda nació como un medio hábil para ponerse desde un lado externo al budismo y la SGI, en un sentido meramente ideológico e intelectual. No así en un sentido emocional o de creencia. La crítica, es en realidad una autocrítica, al budismo. En ningún momento la intención fue destruir. Para dejarlo más claro, la intención original era abrir un debate que la organización tiene pendiente y generar “un mirarse al espejo” que nadie quiere hacer. Calificar a otro de traidor porque no se aguanta la crítica no solo es burdamente típico, además demuestra ser infantil. Conlleva también una gran desidia por querer mejorar. ¿Cómo se puede tratar de mejorar si no se toma en cuenta lo que está incorrecto?
Estas son las simplezas de las diversas opiniones suscitadas por el Antibuda.  Algunas las trataremos más en detalle en capítulos subsiguientes, otras surgirán tratando cuestiones aledañas.
Será inevitable, volver sobre algunas cuestiones y repetir quizá algunos argumentos. Los temas se relacionan y de eso no se puede escapar.
En esta introducción es necesario volver a revisar algunos temas del Antibuda original que requieren de una mayor explicación. O debates que necesitan ampliarse, o han sido ampliados por los comentarios en el Antibuda. Es quizás la mayor intención de “El origen del Antibuda”, repasar como nació y ahondar en las cuestiones de trasfondo, abarcando a las nuevas problemáticas que han surgido en torno al Antibuda y en el entorno en general.
Será inevitable, tocar de costado a algunas otras creencias, pero preferimos evitar la referencia a otras escuelas budistas si es posible. Hablar de escuelas o sectas como NS, es trillado y ya se ha dicho lo requerido. Nos remitimos a las pruebas. Sino que le pregunten a la Madre Teresa de Calcuta sobre ellos y a las víctimas del 9/11.
Hacer un análisis de la Soka Gakkai y ver su gente, una organización es más la gente que la conforma; se convierte en el núcleo de toda la idea del Antibuda. Para esta primera introducción, solo repasaremos lo ya dicho y ahondar donde sea conveniente. Posteriormente a la introducción, nos meteremos de lleno en los temas nuevos, ampliando algunos viejos que sean los más importantes y comenzando los que surjan por el camino.
Esta distinción es lo que muchos no comprenden, el budismo es un camino no un objetivo. El budismo es la vida. La vida es un trayecto, no una línea de llegada que debemos alcanzar. La gente que vive de esa forma, constantemente se encuentra ansiosa por lo que aun no le sucedió o deprimida por lo que ya no puede cambiar. Es así como viven encerrados entre el futuro y el pasado. Lograr ese equilibrio, que se llama vivir el presente, es el camino del medio del que habla el budismo. No como único objetivo, pero si como un ejemplo claro de lo que enseña esta práctica.

6 comentarios:

Jose Sebastian Pugliese dijo...

Hola leí todo tu blog y me doy cuenta de que sos una de esas personas que a uno le gustaría conocer un poco mas. Mi nombre es Sebastian y soy de Mendoza y la verdad es que tenes mucho por enseñar y me gustaría pedirte consejo sobre algunas cosas que me están pasando. Espero tu respuesta.

Ichinén dijo...

Hola:
El mail al que me podés escribir es dai.ichinen@gmail.com
Un saludo y nos mantenemos en contacto.

Anónimo dijo...

No continuarás con el ensayo? Cada tanto doy una vuelta por tu blog porque me parece super interesante lo que has escrito. Saludos.

Ichinén dijo...

Es mi intención continuarlo, pero por motivos de horario y otras ocupaciones lo vengo posponiendo. En breve me haré un tiempo para seguirlo.

Mara, el Demonio dijo...

Hola Ichines, he leido tu antibuda, y la verdad es que creo que eres de esos pocos bodisattvas de la tierra que siguen y creen en el Sutra del Loto, hasta conseguir la claridad y la sabiduría para reconocer cuando sus "maestros" se equivocan.
Soy un ex miembro Soka Gakkai, cuento mi experiencia y mis pensamientos en mi blog www.elreydemoniodelsextocielo.blogspot.com
Me encantaría conocer tu opinión al respecto.
Saludos

Ichinén dijo...

La verdad que lo vi y me parece que hablás desde un resentimiento que ignoro su origen. Meter links en esa página que ponés, escritas en inglés. Solo estás repitiendo cosas sin chequear su veracidad, lo de las víctimas de SG, no sabés de verdad que sucedió eso. Bien puede ser un invento de gente que quiere difamar a la organización. ¿A vos te pasó algo en particular? A la mayoría de los que vi alejarse es por razones internas, no por cosas como esas burradas que dicen allí. Hace casi 15 años que soy miembro, tuve mis más y mis menos. Pero creo que desde adentro se cambian las cosas. No huyendo como cobarde, eso solo lleva al fracaso. Y lo he visto con mis propias experiencias. Por un idiota que basureaba los demás y que encima termino dejando la práctica (se ve que abrir el corazón no era lo suyo) yo me fui alejando. Tendría que haberme quedado y seguido adelante pese a las dificultades. O sea, que de ahí a repetir como un robot lo que dice una página recontra anónima y encima en otro idioma, es justo contrario a lo que me halagás.