31.5.06

43-Poca practicidad.


Continuando la idea del poco contacto con la realidad, sumado esto a la negación de la vida; nos encontramos con el único resultado que no debería suceder nunca. Y este no es otro que, la conversión del budismo en algo poco practico.
La poca practicidad es el revoloteo en que se ven inmersos como moscas en una nube de gas los miembros de Gakkai. Volvemos a la analogía de la nube de gas como ejemplo, no hay nada que lo defina más que eso. En el antecedente de cada uno de los apartados en que vimos la irrealidad y las negaciones, no podemos más que ver las escasa practicidad con que actúan estos budistas. Algo que pocas veces sirve para encarar la realidad, tomando como base que ya de entrada algunos niegan la realidad. O sea, que cuando la realidad se impone, que hacemos? Están en un problema estas gentes. Es totalmente lógico que nadie puede ser practico si no ve la realidad tal cual es o siquiera lo intenta. Un budista que no conoce o no quiere conocer su entorno, su ser o, en definitiva, su realidad; es impensable que tenga una facilidad para solucionar problemas propios o ajenos. Cuando los mas asquerosos budistas que niegan la realidad, se meten ellos solos en un ciclo infinito de divague filosófico, es un problema de todos no solo de ellos mismos. En este caso particular, estos hablan mucho pero dicen poco. Y concretar, menos aun. Esto es como un “loop” informático, en el que solo queda una mera discusión retórica sin base ni sustento. Pierden tanto el tiempo con el árbol que no ven el bosque que se agita detrás. Las nimiedades los llevan a ver cosas que no tienen que ver con elementos concretos. Cuando uno se niega a ver la realidad, psicológicamente esta actuando patológicamente. Según el grado, esto será enfermizo o no.
No existe un fundamento concreto que los lleve a la resolución de problemas. La mera palabrería, por mas adornadas y floridas que estén, no logran solucionar el sufrimiento de las personas. Convirtiéndose en unos meros habladores que demuestran se inutilidad ante los inconvenientes.
Un budista con este accionar es un buen orador por un lado, y un inútil en cualquier aspecto concreto. Lo mas fácil de pensar es que tiene la empatía de una piedra, es decir, hablara mucho pero escucha bien poco. Carece también de velocidad en la resolución de obstáculos que se le presenten, poca decisión y mucho impulso. La falta de velocidad para decidir, también la fuerza de la perseverancia, pero si arremete como un toro ante otros o con sus propias situaciones. No es tanto que le falte inteligencia, sino que se ve sobrepasado por su propia trampa mental construida que le nubla el raciocinio. Se encierra a si mismo en una maraña de posibilidades que le impiden accionar. Algunas veces se quedan meditando sobre lo que podría haber sido y ya cualquiera sabe que eso nunca resulta útil. Esto lo deja divagando en cuestiones abstractas y etéreas que no llevan a ningún lado.
No es la intención de este manifiesto hacer acusaciones vanas, por lo que haremos una aclaración con respecto a estos puntos específicos. Tanto todos los casos puntuales anteriormente citados como cualquiera tomado al azar, no se dan en todos los miembros José budistas ni tampoco en su grado máximo. No se puede pensar que esto ocurre en todos o en cualquier caso. Cada punto puede darse con otros en algún caso, así como en otros no, o viceversa. Puede que no sea en grado extremista tampoco, lo hemos visto en su punto promedio. Bien puede ser, más o menos aguzado el nivel de gravedad, según el caso.
A todo esto nos lleva lo antes expuesto, la negación de la vida y la realidad, la actitud de ser un José budista y antibudista a la vez, la pasividad como modo de vida, el no dejar hablar mas conocido como el síndrome de Luis XIV, el vocabulario sectario, el creerse infalible, el egoísmo solapado, la exigencia enfermiza; todo esto nos lleva a que los budistas hagan de esta practica algo completamente inútil. Una religión inútil como tantas otras, no por que la religión o la doctrina lo sea, sino por que ellos son los que hacen una práctica poco práctica, valga la redundancia incoherente. Una retórica vacía e inútil, sin asidero a la realidad ni al sufrimiento humano. Y eso es lo mas condenable y lo mas criminal.
Por esto merecerían que los quemaran en la hoguera como hacían en la edad media. Ese crimen, es una traición al buda y es total y llanamente una acción antibudista.
El antibuda.

42-Los jovenes no tienen grandes problemas?

Derivando de la problemática anteriormente citada, como dilemas y dramas según la escala de valores de algunos neófitos, he visto un caso particular ya citado en otro apartado, que merece ser examinado más en detalle. “El poco contacto con la realidad.” El José budista merecer la quema de su cerebro no solo por comparar problemas, sino por su egoísmo extremo de considerarse parte de una elite que tiene problemas “en serio”, una “casta” llamada “adultos”. Los adultos como el, tienen problemas graves, grandes y en serio. Existirán problemas en broma? Es que el muy cerdo egoísta siempre cree que es lo “mas” del universo! Lo mas grave, lo mas urgente, lo mas importante, lo mas triste, etc. Y el mismo, el José budista, es el “mas” y mejor. El más creyente, el mejor budista. Como si pudiera existir una falacia como ser el mejor budista. Entregaran premios al estilo Oso de plata al mejor budista? Es por esto, que este sonnen en particular, considera que los jóvenes no tienen problemas importantes. Y no solo eso, nunca los jóvenes tendrán grandes problemas, según su concepción imbecil. Es claro que para un José budista, que siempre tendrá la misma diferencia de edad con un joven tal, y la misma cantidad de reducido cerebro; es muy claro que el siempre creerá que el es “lo mas” del mundo. Cuando ni siquiera llega a Lomas de Zamora o del Mirador! En psicología se dice que una fijación así, con ser “mas grande o mas importante” es un signo de baja autoestima derivada de una falencia en el ámbito sexual. Un miembro viril reducido puede crear una necesidad mental de suplir en balance esta carencia. Su impotencia sexual también es un factor a tomar en cuenta en estos casos de egocentrismo desatado. Freud tendría muchas cosas que decir al respecto de esto!
Este imbecil clase de budista, como ya hemos mencionado antes, no conoce la vida de un joven medio. No sabe el tipo de hechos con los que debe lidiar un joven. La clase de futuro que un joven ve ante si, los círculos en los que anda un joven, la clase de gente con la que interactúa. Esto no solo surge a raíz de la idiotez de los José budistas. Esto es el hecho ejemplificante de la clásica y crónica discusión antagónica en Gakkai, y quizás también en cualquier otra institución o grupo social, la pugna de padres e hijos. En muchos casos, esto es concretamente real, donde los padres y los hijos son todos parte de la organización. Trasladando la discusión de padres e hijos en casa, a las de mayores y jóvenes en la SGI. Las divisiones de mayores con las de jóvenes, mantienen la misma clase de discusiones.
Es el labor de los jóvenes de Gakkai, luchar contra esto, no contra las personas que actúen así, sino contra la actitud en si. Actuar contra la negatividad sin piedad donde la vean, tal como enseñaba Toda sensei. No contra el sujeto en si, atacar a la negatividad inherente al ser humano de esta época de Mappo. No deben retroceder ni un ápice, seguir hasta que sean escuchados, ya que Ikeda sensei ha confiado en los jóvenes la dirección de la organización. Le pese a quien le pese.
El antibuda.

26.5.06

41-Kaikan o el templo, una burbuja.

Cuando comencé a practicar, le exprese a otro miembro mi sensación al estar en Kaikan. Esa sensación de bienestar y paz que se tiene estando allí. El me respondió que tuviera cuidado con eso, ya que Kaikan es como una burbuja. Pensando y meditando sobre esto, descubrí la verdad de sus palabras. Un pensamiento que escuche una vez, parece darle la razón: “Es fácil ser un santo en el paraíso.” Y era usado para un ejemplo político, no religioso o filosófico como en este caso. Siempre hemos escuchado como los budistas se vanaglorian de aventajar en cosas así a los cristianos. Pues bien, esta actitud demuestra que no están mucho mejor. Es el mismo caso en cualquier creencia que abogue por el aislacionismo. Sea un monje budista en un templo o un abad de clausura en un monasterio cristiano, son métodos absolutamente equivalentes. Son algo extremas esas actitudes, y como se dice habitualmente, “en algún punto los extremos se tocan.”
Estando protegido y aislado de los problemas e inconvenientes de la realidad, es fácil ser un buen budista. Y lo que menos es el budismo seguramente, es una doctrina fácil o facilista.
Esta es la mayor crítica que le hemos hecho a los aislacionistas del hinayana, que utilizan esta metódica. Pero, dentro de la SGI se ve mucho de esta gente que se aísla dentro del Kaikan, dentro de los círculos de gente budista, de reunión en reunión. Sin ver otros mundos, otras realidades, otras problemáticas; en definitiva a otras personas. Sin salir a enfrentar el mundo real. Sin conocer otra gente no-budista. Y esto solo deriva en lo que ya hemos expuesto antes, en el poco contacto con la realidad. Convirtiendo al budismo verdadero de Nichiren Daishonin en solo otra creencia escapista mas. Sea conciente o inconcientemente, es un error. Y como tal, debe ser erradicado. Siendo planeada adrede, es un crimen contra el buda y la ley. Es bien antibudista.
El antibuda.

40-Problemas, grandes vs. chicos.


Problemas, inconvenientes, dilemas, etc, tiene todo el mundo. Cualquier persona que se precie reconoce que los sufrimientos son parte intrínseca de la vida. Ya el mismo buda Siddartha lo había expresado al hablar de los cuatro sufrimientos inherentes a la existencia: el nacimiento, la enfermedad, el envejecimiento y la muerte. Hacer una comparativa de los problemas propios frente a los ajenos es una falacia universal muy grande, quizá tanto como la estupidez humana.
Encontré este caso como ejemplificante en una reunión, donde un miembro lanzo el siguiente comentario: “Si yo tuviera esos problemas, estaría tranquilo.” Y se largo a relatar su propia problemática personal. Nadie le indico que estaba desmereciendo un problema ajeno, el mío. Su tema particular,, era en relación a las drogas. Algo que para mí y otros jóvenes, resulta más conocido y con lo cual estamos habituados a tratar. Entonces, porque debo ver como mas grave un problema que para mi parece fácil? Porque es su problema y no estoy en sus zapatos. Nadie comprende más el sufrimiento propio que uno mismo, ni lo siente más. Cada quien siente mas su dolor que el de otro. Pero porque el no puede hacer lo mismo con su problema de orden familiar? Seria porque en este sujeto particular, la presencia “familia” era más que nada una ausencia? Cuando en mi caso era la raíz de multitud de problemas. Lo mas lógico y lo mas probable es eso. Y aunque lo que relate era un caso simple y aislado, era solo el síntoma de un mal mucho más grande de fondo. Pero esto nos lleva a plantearnos ciertos sintomas que se ven en la organización, por parte del antibudismo interno. La comparación entre los problemas que hacen algunos “José budistas” , y no tanto. No solo todas las comparaciones son odiosas, sino que hacerlo con algo tan personal y particular como los problemas de cada uno no solo es idiota e imbecil, es antibudista. Que clase de budista es el que hace una comparativa categorización de sus problemas frente a los ajenos? Como es posible realizar una tabla de valores y categorías en torno a eso? Que budismo aprendieron o conocen estas gentes?
Esta actitud se demuestra en una forma sumamente egoísta, el budista en solitario es el ombligo del universo y nada se le compara. Todo lo demás, lo ajeno, es de menor categoría a el; según su limitada concepción. Basura! Esto es el carácter egocéntrico de un antibudista, “soy mejor que los demás, entonces tengo problemas mas graves que nadie”. En su limitada concepción, en su fuero mas interno, creen eso a pie juntillas. Así como todo lo malo que les sucede es lo peor que pueda vivir un ser humano. Por contrapartida, todo lo bueno que les pasa es lo mejor que le puede ocurrir a nadie en el universo, en todos los universos. Que terriblemente equivocados están! No se puede comer tanta basura! El universo deberá hacer algo frente a esto, pero más urgentemente, lo deben hacer los propios miembros de la Soka Gakkai. Al menos, si esperan sobrevivir como organización.
El antibuda.

39-El poco contacto con la realidad.

Aunque en el apartado anterior hemos hablado de la actitud por-irrealista del hinayana, no quiere decir que el mahayana este exento de esta condición. Muchas escuelas del budismo del gran vehículo adhieren en esta concepción antinatural, aunque ellos difieran en su metodología en cuanto a la práctica. Para este caso particular no hay mucho que agregar a lo que ya dijimos sobre sus colegas y contrapartes del hinayana. Es la misma porquería, con el mismo olor pero distinta forma. Mahayanas que niegan la realidad, la vida, el curso natural de la existencia; son quizás más criminales que los del hinayana. Ya que estando más cerca de la luz, demuestran tanta ceguera.
En otras escuelas mahayana, tales como la Nichiren Shoshu y específicamente la Soka Gakkai, el poco contacto con la realidad se manifiesta en otro sentido. Hemos visto casos con otros miembros, en que algunos muestran vivir en una nube de gas. Esto ya ha sido tratado en la “mezcla” que hacen algunos budistas de la SGI. Esa mezcla con cualquier otra creencia o doctrina es producto de esta nube. Si todo quedara en esto, no seria muy alarmante y se vería como algo subsanable. Sin embargo, los budistas demuestran que ser un miembro de Gakkai y vanagloriarse de ser la escuela budista que “ve la realidad tal cual es”, es pura retórica. Existen casos de gente que ve la vida color de rosa, como si tuviera unos lentes especiales. Generalmente, estos son los que se autoexigen a ser triunfadores. Y si no lo son, lo pintan ante el resto del mundo. Se mienten a si mismos y lo intentan aparentar ante el resto del mundo y los compañeros de la organización. También hemos tratado en otro apartado este mismo tema, viéndolo desde su aspecto progenitor. Avanzando más allá, ahondamos para encontrarnos con el aspecto más simple y claro del poco contacto con la realidad que tienen algunos budistas. El mas común quizás y para alguien que tiene mucho mundo recorrido. Un budista, uno del tipo “José…”, como es un egoísta de raza piensa que todo el mundo es como “su” mundo. Que el macrocosmos es como su mediocre microcosmos. Quizás este confundiendo el principio del Kybalión, “lo que es arriba es abajo”, ya que mezclan tanto, es probable que estén introduciendo esoterismo egipcio al budismo. Quien sabe? Esta clase de gente piensa tan en pequeño que es incapaz de comprender otro tipo de problemas o tener misericordia ante distintos modos de vida y su problemática. Como para dar un ejemplo, citare un caso presencial. En una reunión, un miembro comentó que él tenía graves problemas, vale aclarar que este era un hombre adulto de la división de señores. Luego adujo que los problemas de un joven no tenían comparación con los de un adulto, hecho que hasta ahí es cierto y estamos de acuerdo. Pero luego remato diciendo algo así como que los jóvenes tenían problemas más leves o fáciles, como si fueran de calidad inferior. Problemática de baja calidad? Dramas de nivel inferior? Se ha escuchado alguna vez falacia tan incongruente? Que bárbara estupidez! Con perdón de los bárbaros. No solo el planteo ya de por si es idiota. En la realidad, jamás se da algo tan simplista. La realidad de un joven es muy compleja, mas en los tiempos que corren y los que vendrán. No se puede decir que sea más o menos que la de un adulto, ya que no tienen punto de comparación. Es mas, a veces un joven es tan adulto como uno de las divisiones de señores, tal vez tiene iguales o mayores responsabilidades. Pero dentro de la problemática del siglo XXI nos vemos ante hechos como la miseria, las drogas, enfermedades mortales en gente joven, stress, depresión; sin entrar en temas mas raros y específicos, no hablaremos de casos mas particulares y aislados que si los hay. Hay jóvenes que ya son padres de familia o que mantienen todo un grupo familiar, siendo mas para la división adulta que la juvenil. Y merecen que se los desmerezca así? Ya volveremos mas adelante en esta problemática mental de valorizar5 los dilemas según la edad. Mientras tanto, podemos ver claramente como algunos miembros de la SGI siguen mostrando su falsa creencia de ser el ombligo del universo. Estos miembros desconocen temas tan actuales como el nihilismo en la ideología juvenil o los pensamientos apocalípticos de ver el futuro negro, ideología que muchos jóvenes. Con los cuales, un joven budista debe lidiar a diario. Y con lo cual debe convivir. Es esto ser un budista hecho y derecho? No creo que juzgar lo que no se conoce lo sea, ni en un millón de mundos.
El antibuda.

11.5.06

38-La realidad del hinayana, mediocridad.


Hay varios aspectos y/o modos en los que un budista no tomo contacto con la realidad. Ya conocemos y hemos hablado de los delirantes del hinayana. La inmensa mayoría niega la realidad, en una forma solipsista y psicodélica. Estos no consideran el mundo real más que como un insoportable mal necesario, como si la vida fuera una enfermedad que ya pasara pronto. En casos como este, es cuando aplaudo a Gengis Khan cuando exterminaba monjes shaolin. Aunque quizás suene violento y antibudista apologizar un crimen, me parece mucho peor en todos los aspectos el negar el regalo más preciado que el universo ha dado, la vida. Muchos budistas, refiriéndonos a grupos y escuelas en general, no a casos particulares de una o dos personas; reniegan de cosas tan naturales y normales a la gente común. Y si entramos en el debate de que es gente común, deberemos necesitar un libro más. Digamos que, si necesitamos hacer una distinción entre gente común y budistas, es que algo falla en torno a la teoría de la practica. No es una creencia del pueblo, esto suena mas a elitismo barato. En una ocasión, más exactamente un primero de enero, encontré un budista hinayana que pronto entraría a un templo. Estábamos en un salón de chat, lo salude deseándole feliz año nuevo.. Y en vez de responder educadamente, igualmente o algo similar, me hizo todo un planteo de si era o no importante el contar los años, los días, el comienzo del año. Este muchacho alegaba que era un mas y que no entendía la emoción de “la gente” ante el cambio del año. Por que no se matara y dejara de ocupar lugar en el universo? Si ya es un muerto caminando! A todos esos herejes budistas los condeno como faltos de emoción ante la vida, negadores del existir, cadáveres caminantes, seres míseros y mediocres. Entes inútiles para el progreso del universo. Cosas como estos individuos es mejor que dejaran de existir. Le harían un favor al mundo, y se harían un favor ellos, si aguantaran el último respiro hasta reventar. Ellos serán los felices, ya que destruirían su fuente de sufrimiento, el cuerpo terrenal. Ellos, que desean como los ascetas, dejar su cuerpo para pasar a un “plano más elevado”. Que ya se aislaron del mundo, como cualquier cobarde, para poder buscar la “iluminación.” Como esperan lograrlo? En un convento? Como esperan conseguir adquirir más experiencia? En un sitio donde lo máximo que pueden estudiar es lo que nunca van a poner en práctica. Estudiar las enseñanzas del buda y no ponerlas en practica es como tener un auto ultimo modelo, pero dejarlo estacionado en casa para ir caminando a todos lados. Deberían morir, en vez de seguir una existencia vacía y autoengañada de superación inexistente, ya están muertos de facto. Eso los completaría en su creencia ascética de dejar el cuerpo atrás, ya que carece de importancia. Según su concepción imbécil, claro esta. Si tanto aborrecen la vida, que es el regalo más hermoso que uno tiene y que es imposible de negar, mientras hay tanta gente que desea vivir y aun así muere; que mueran ellos por su crimen antinatural, antisocial, alienador y antibudista. Mueran!!!
El antibuda.